Novedades

31 - 03 - 2018

ENTREVISTAS

ENTREVISTA A LA LICENCIADA EN NUTRICIÓN VIRGINIA NATERO

Sobre su carrera y la profesión en general


 

¿Cuál es tu área de desempeño de la profesión?

Yo soy Licenciada en Nutrición, cocinera y tengo una maestría en Nutrición y Salud Pública. Mi desempeño profesional histórico es la docencia, soy docente grado 3 de la Escuela de Nutrición y Dietética del Dpto. de Alimentos.

Parte de mi trabajo, tanto actual como desde hace varios años, es en los medios. Cuando egresé de la Escuela de Gastronomía hice un año en el Canal 12, en el programa Hola Gente, como cocinera, todavía no era nutricionista. Después estuve un tiempo sin aparecer en los medios. Luego trabajé muchos años en diabetes, es más hoy en día sigo trabajando en diabetes y cocina para diabéticos y terminé haciendo un espacio en Canal 4, en Buen Día Uruguay, de cocina y diabetes auspiciado por Bayer. Paralelamente a los medios siempre me dediqué a la docencia, trabajé y trabajo freelance (asesoro comedores, televisión, etc.) y estoy en ASSE en el Centro de Salud Giordano.

Entonces históricamente estoy vinculada al alimento, a su cocción, su preparación y a la difusión de esos contenidos. Mi nicho como cocinera es alimentación saludable en el contexto de patologías.

¿Consideras importante mantenerte actualizado o realizar estudios de posgrado? ¿Por qué?

Sí, en mi caso además de todo porque mi vida académica me lo exige.

Después que terminé la carrera hice un curso de Especialista en Seguridad Alimentaria de la UNIT, después de eso hice un diplomado en lácteos en la Católica, varios años después de haber egresado hice la maestría y luego a eso realicé un Diplomado en Marketing Social y Educación Alimentario Nutricional a distancia, siempre seguí capacitándome.

Los medios de comunicación, incluidas las redes sociales, forman opinión, marcan tendencias y muchas veces sin ninguna base científica. Entonces hay que tener buen sentido crítico, tener conocimientos sólidos para poder enfrentar todo lo que se dice y cuanto más preparado y capacitado se esté, más fácil va a ser tener ese sustento científico  y esa seguridad para comunicar lo que se necesita.

Con lo que salís de facultad te da para largarte, pero no podés quedarte con eso porque necesitás profundizar y especializarte lo más que puedas en lo que te interesa. Además, la velocidad del cambio es altísimo, por decir un ejemplo, cuando yo salí de la Escuela de Nutrición recién se hablaba de los ácidos grasos trans.

¿Cómo se fue dando tu inserción laboral? Lo que haces en este momento ¿es lo que buscabas hacer?

Cuando egresé no me imaginé que iba a estar haciendo lo que estoy haciendo ahora en cuanto a lo laboral y profesional.

Mi estilo siempre ha sido ir viendo lo que me depara el destino, ir probando, si me gustó algo sigo por ese camino, si no largo y voy por otro. Probé la docencia y me gustó y seguí por ahí, con los medios me pasó lo mismo, en cambio, por ejemplo, probé trabajar en hospital y no me gustó. Es tan saludable saber lo que sí como saber lo que no.

¿Cómo ves a la profesión hoy con respecto a años atrás?

Creo que hoy en día hay muchísimas  más puertas abiertas que cuando yo egresé, hay más trabajo de autogestión. Las estructuras tradicionales de inserción laboral están acotadas entonces hay que explorar otras estrategias y otros roles de la Licenciatura en Nutrición.

Puedo entender que el mercado laboral está reducido, pero también puedo entender que es un mercado totalmente diferente al que yo egresé, es un mercado donde el Nutricionista tiene socialmente más inserción, se espera más pensar en un Licenciado en Nutrición en un hotel, en un restaurant, asesorando en enseñar preparaciones específicas para ciertas poblaciones, se piensa más en eso. La nutrición como tema está en el tapete, se discute.

En una escuela, en un catering, en un comedor de funcionarios, en una escuela haciendo educación nutricional, haciendo consulta privada, teniendo su página web, no sé hay varias formas de insertarse hoy en día laboralmente, de repente hay algunas que te gustan más y otras que te gustan menos, unas te ayudan a llegar a fin de mes y otras te confortan.

Resumiendo, creo que hoy en día es un momento para innovar, para entrar en áreas que el Licenciado en Nutrición no estaba antes.

Entrar a veces en cosas estructuradas hace que cumplas un rol, en cambio, cuando vos empezás un proyecto propio, empezás a trabajar con otros, empezás a buscar otro tipo de cosas, tenés que profundizar contenidos que no te habías imaginado, tenés que preocuparte de otras cosas, tenés que buscar otras estrategias y tenés que entender y aprender cuál es el rol del Licenciado en Nutrición en ese lugar.

Es un proceso interesante, gratificante y muy desafiante. Obviamente que genera muchísima más inseguridad, muchas veces se siente que hay que tener recursos económicos y contactos para empezar algunas cosas, pero no siempre es así. Lo que sí hay que ponerle es mucho laburo, mucha cabeza y muchas ganas.

Las cosas no suceden de un día para el otro, de diez proyectos que presentás, de diez líneas que tirás funcionan dos, con viento a favor.

A remarla y a probar otra estrategia si no funciona al principio.

Si tuvieras que dar tres sugerencias para desarrollar la profesión de forma gratificante, ¿qué nos sugieres?

Lo primero es encontrar el nicho en el que uno se siente que aporta, que sirve desde algún lugar lo que uno está haciendo.

No todos estamos en las mismas condiciones para hacer lo mismo. Entonces creo que hay que encontrar y pelear por buscar ese lugar que uno se siente bien emocionalmente y profesionalmente.

No en todos los laburos que uno tiene logra esto, de repente hay uno que lo lográs y otros que te sirven para llegar a fin de mes, lo que tenés que lograr es por lo menos te sientas pleno y pelearla para que en todo te sientas asi.

 

Sobre AUDYN


 

¿Por qué considerás que es importante formar parte de AUDYN?

Yo soy socia de AUDYN desde que egresé. Antes de hablar de AUDYN voy a hablar de lo que entiendo que es importante, para mí uno como un profesional aislado, desconectado del resto de colegas, no hace mucho, vos tenés que saber en qué están tus colegas, vos tenés que saber cómo se están desarrollando, qué es lo que está pasando en tu profesión, vos pertenecés a un colectivo, en ese colectivo pasan cosas y vos hasta tenés cierta responsabilidad en saber lo que pasa en ese colectivo. Entonces para mí uno tiene que estar cerca de los profesionales de los que vos compartís miradas.

Para mí, el pertenecer a un colectivo, el juntarte con el colectivo y el buscar soluciones en equipo es básico. Entonces porqué pertenecer a AUDYN, porque hay que trabajar juntos.

Es muy importante pertenecer, pelear por tu profesión, posicionarte y muchas veces estar avisado de las cosas que van a pasar. Formar parte te ayuda. Es claro que hay cosas que no te van a importar nada, pero hay temas para todos, mientras no estemos trabajando juntos, solo difícil que hagas algo.

¿Qué beneficios actualmente tiene AUDYN que creés son importantes tanto para los estudiantes como para los egresados?

Todo lo que es la parte de becas y de cursos. Becas para jornadas, te podés inscribir, hay sorteos, descuentos y una bolsa de trabajo.

Por otro lado, cuando egresás de cualquier profesión tenés que entender qué es lo que pasa en la profesión, tenés que saber quién hace qué, si te querés dedicar al deporte, si te querés dedicar a la nutrición hospitalaria, a marketing, etc. Lo bueno de AUDYN es que es una fuente de información.

Otro beneficio a tener en cuenta es, por ejemplo, egresaste, no tenés trabajo, tenés tiempo, bueno podés ayudar en alguna comisión y aprovechar para aprender de profesionales que tienen experiencia que también están trabajando para AUDYN. Te enterás de temas nuevos, de lo que se está hablando en la actualidad, estás en el meollo del asunto por decirlo de alguna manera.

 AUDYN es de los socios, hay que usar ese derecho.

 

Sobre los hábitos alimentarios en el Uruguay


 

¿A qué considerás que se debe el deterioro de los hábitos alimentarios saludables en los uruguayos?

Hay un deterioro sin lugar a dudas, aumentamos un 8% de sobrepeso y obesidad en nuestra población. Hay muchos datos que son realmente alarmantes. Tenemos malos hábitos.

El Estado está apoyando más, sin lugar a dudas, está tomando una posición super interesante, está trabajando, entre otras cosas, con el etiquetado frontal, la ley de alimentación saludable y ahí vas haciendo un montón de cosas que todo suma, pero ¿hace cuánto se está aplicando todo esto?

Yo creo que los profesionales de la salud tenemos que hacer un mea culpa general. No nos dimos cuenta de lo que estaba pasando, no pusimos los frenos a tiempo, se nos escapó, cuando nos dimos cuenta ya era tarde, ya estaba la pérdida del hábito de cocinar y de comprar todo pronto. Fue una mezcla entre que no nos dimos cuenta y que los tiempos de las personas realmente no daban para hacer todas las cosas del día a día que se supone hay que hacer como trabajar, hacer las cosas de la casa, atender a los hijos y además cocinar.

Creo que ahora nos dimos cuenta y se están tratando de tomar medidas, pero hubo una pérdida clarísima de cómo se preparan los alimentos, de la variedad de alimentos que consume la gente.

¿Qué tan receptoras son las familias uruguayas en cuanto a las políticas públicas de alimentación saludable?

En ciertos niveles hay una preocupación por la alimentación saludable, pero no en todos los niveles es igual.

¿Cómo es en general la alimentación de los niños en Uruguay?

En general es el reflejo de su estado nutricional y la obesidad en niños en nuestro país ha aumentado, está aumentando paulatinamente, no frena.

La alimentación de los niños en Uruguay tiene bastantes deficiencias, están poco habituados a comer frutas y verduras, están poco habituados a comer pescado, no es variada, mucha sal, consumen muchas bebidas azucaradas y grasas trans. A todas estas cosas hay que destinarles tiempo y tenemos que partir de padres que estén sensibilizados con la temática y que a nivel social se les facilite el acceso a una alimentación adecuada.

Hay que imaginarnos lo que va a ser de esos niños de aquí a 20 años, van a ser los adultos del mañana, si esos niños hoy en día tienen sobrepeso y se alimentan mal, si no hacemos nada ahora, van a ser adultos que se alimentan mal y que van a tener estos mismos problemas en la adultez, además de todas las enfermedades no transmisibles.

 

Sobre el rol de los nutricionistas


 

¿Cuál creés debería ser el rol de los nutricionistas en nuestro país?

El rol del nutricionista no es uno y único. Considero que tiene que transitar por comunicar eficientemente, tener la capacidad de ponerse en la piel de la persona, de poder entender la situación de la persona para poder buscar soluciones con la persona. Sea con una persona, con un grupo o con la familia.

Hay que tomarse el rato para saber cómo vive esa persona, qué le pasa, cuáles son sus horarios y sus tareas, trabajar con esa persona para ver por dónde puede empezar a cambiar sus hábitos alimenticios y a partir de eso buscar una estrategia para modificarlos. Pero una estrategia real, simple.

Otra cosa sería no tenerle miedo a los medios, aprender a usar los medios a nuestro favor. Tenemos que salir a hablar nosotros de alimentación. Nosotros tenemos que estar dando un mensaje constante, salgamos a hablar, salgamos a decir lo que tengamos sobre las distintas temáticas.

Todos desde nuestro lugar, somos agentes de cambio y eso no lo podemos olvidar, cada uno en su ambiente, por tanto nuestro rol no es único es adaptado a la realidad en la que estamos y desde ahí hay que trabajar.

 

¿Qué es lo que más te gusta o apasiona de esta profesión?

Lo que tiene de bueno esta profesión es que hablamos de algo que todo el mundo disfruta. Trabajamos con algo que a todos les gusta y les da placer, la comida. Hasta podría decirse que nosotros hablamos del placer de la gente y eso me parece alucinante.

El problema es que nosotros tenemos un rol medio siniestro porque somos los “corta mambo” entonces, creo que eso también tiene que ver en que seamos más inteligentes en cómo comunicamos algunas cosas, en como negociamos y en qué decimos.

Lo más apasionante de esto es que cuando yo estudié parecía que los hábitos alimentarios eran muy difíciles de cambiar, pero parece que no, los cambios que se han visto en las prácticas alimentarias en estos últimos años han sido increíbles, no es estático, es cambiante y nos desafía constantemente como juez y como parte.

 

Está muy bueno lo que hacemos, lo importante es encontrar lo que te gusta dentro de la profesión.

 


Ser socio de AUDYN tiene muchos beneficios:



Asesoramiento

Los socios de AUDYN cuentan con asesoramiento contable y jurídico gratuito.


Convenios

Por ser socio de AUDYN accedés a descuentos en variados rubros.


Educación

Ser socio de AUDYN te permite tener descuentos y obtener becas en maestrías, congresos y cursos.