Novedades

31 - 03 - 2018

ENTREVISTAS

ENTREVISTA AL LICENCIADO EN NUTRICIÓN SERGIO TURRA

 

Sobre su carrera


¿Cuál es tu área de desempeño de la profesión?

Actualmente estoy vinculado a una institución pública, gestionando políticas alimentarias a nivel nacional. He pasado por varias áreas dentro de la profesión: trabajé 8 años en el Casmu, en el área clínica; también estuve en algún momento vinculado a la industria alimentaria, en pequeñas industrias que hice asesoramiento; y ahora me desempeño en políticas públicas de alimentación y nutrición.

¿Consideras importante mantenerte actualizado o realizar estudios de posgrado? ¿Por qué?

Sí, sin duda. Yo creo que hay una responsabilidad con la formación y con mantenerse actualizado para poder realizar siempre la mejor tarea posible dentro de lo que te toca trabajar. Y sí, es necesaria la actualización permanente, estar en permanente formación porque los conocimientos se actualizan muy rápidamente. Es un deber del profesional buscar la forma de mantenerse actualizado.

¿Cómo se fue dando tu inserción laboral? Lo que haces en este momento ¿es lo que buscabas hacer?

Es un proceso que se va dando, desde que uno egresa, una de las primeras inserciones que uno puede llegar a tener es en instituciones de asistencia colectiva de salud donde, si bien estuve en varias en un período corto de tiempo, en el mutualismo fue donde permanecí más tiempo. Y después, buscando otras orientaciones laborales, qué tareas podían ser más interesantes para mi desempeño profesional, eso hizo que tuviera un cambio de rumbo en lo laboral, buscando otras posibilidades de desempeño y de desarrollo también. Hace ya 10 años que estoy en este organismo que gestiona políticas públicas y he pasado por varios programas dentro de esa institución.

Creo que sí es lo que buscaba hacer. Después de un tiempo en la profesión, si existieron las posibilidades, uno tiene una búsqueda y está donde quiere estar, al menos en este momento. Uno va buscando, con mayor o menor dificultad, hacer algo vinculado a la profesión y aparte que lo satisfaga profesionalmente. Quizás dentro de 3 años estoy en otra cosa, pero hoy te digo que sí.  

¿Cómo ves a la profesión hoy con respecto a años atrás?

 Yo creo en los procesos complejos, no en los procesos lineales. Creo que hay una mayor visibilidad de lo que es la profesión y la tarea del Licenciado en Nutrición, y eso ha abierto también algunos campos que antes estaban cerrados o no tan explorados. Pero, en esto que los procesos no son lineales; en otras áreas de la profesión, sobre todo en condiciones de trabajo, situaciones laborales en algunas áreas, quizás en las más clásicas del desempeño laboral, a veces las condiciones no son las más adecuadas. Yo creo que ahí hay que avanzar y mejorar. Después, en otras áreas se ha abierto mucho el terreno: en atención primaria, pienso en colegas que se han insertado fuertemente en las áreas del deporte, en políticas públicas en la gestión de programas, inclusive en áreas docentes en instituciones educativas tanto en la Universidad de la República como en otras instituciones públicas y privadas, etc.

Sí hay más áreas de inserción, al haber más egresados ha impulsado que el nutricionista ya no solo busque trabajo como empleado, sino que se pueda gestionar con sus propios emprendimientos. Hay colegas que lo hacen y están gestionando emprendimientos propios en diversas áreas, eso también ayuda al posicionamiento de la profesión. Sería un gran avance, sé que está a nivel parlamentario, el tema de la reglamentación de la profesión, por ejemplo, esa es una cuestión en la que sé que Audyn ha trabajado mucho y podría colaborar mucho en aceptar y crear mejores condiciones de trabajo.

Si tuvieras que dar tres sugerencias para desarrollar la profesión de forma gratificante, ¿qué nos sugerís?

Creo en agruparse. En esto Audyn ha logrado juntar a los colegas, agruparlos, eso ha ayudado en algunos aspectos al fortalecimiento de la profesión también. A veces vemos a Audyn, en este caso, a algo ajeno a lo que somos, pero sí creo que hay una construcción colectiva a la que hay que dar lugar. Creo que requiere trabajo, tiempo, etc. pero eso ayuda a fortalecer la profesión. Ese sería uno, el agruparse.

Lo otro es que nuestra profesión es una profesión linda, el que la elige tiene un gusto por eso. Podemos abarcar muchísimas áreas, áreas más clásicas, áreas más novedosas, etc. y creo que uno tiene la posibilidad de buscar dentro de esa formación áreas de desempeño que los satisfagan. Por ejemplo, un área de desempeño poblacional, un área más clínica, un área vinculada al deporte, a lo que puede ser asesoramiento a emprendimientos productivos, etc, etc. Yo creo que nos da esa posibilidad. Si bien nuestra formación es un recorte siempre de algo que es la alimentación y la nutrición humana, creo que allí adentro hay mucho para moverse: aspectos antropológicos, sociales, culturales, psicológicos, y un largo etcétera que creo que cada uno debe buscar dónde se siente más cómodo o qué quiere explorar en esa formación.

 

Sobre AUDYN


¿Por qué considerás que es importante formar parte de AUDYN?

Creo que es una responsabilidad como egresado tener un grupo de referencia y en este caso creo que Audyn lo da. Tener un grupo de referencia para juntarse, para potenciarse, para respaldarse, en fin, creo que sí, que es necesario una asociación que nuclee y que crezca. No ver la asociación como algo ajeno a mí, sino como algo propio de lo que puedo ser parte y cambiar en la medida de mis posibilidades. A veces cuando uno integra alguna directiva de la Asociación es una experiencia que todos deberíamos tener para entender esos procesos colectivos que se dan. Pero sí, yo creo que es necesario estar agrupados, estar juntos, hay una idea de colegiación también, de reglamentación, entonces, creo que más que nunca se deberían fortalecer todas las herramientas de participación en la Asociación. Y no verlo como algo ajeno, sino como algo en el que yo puedo participar y hacerlo propio.

¿Creés importante estar en contacto con otros colegas después de egresado? ¿Por qué?

Agruparse para compartir o impulsar cosas en un colectivo es siempre más fuerte que impulsarlo desde la individualidad y más en estas cuestiones que tienen que ver con los cambios que se están dando: hay una reglamentación en el Parlamento, hay una futura colegiación de la profesión, me parece que ahí hay que estar agrupados y ver por dónde se desenlazan estas cuestiones.

Si bien trabajamos, en las instituciones hay colectivos profesionales, siempre está bueno que haya una asociación mayor donde pueda recibir y brindar asesoramiento, orientación y apoyo. La profesión puede llegar a ser solitaria. Puede llegar a estar uno a cargo de responsabilidades y no con todos los respaldos.

 

Sobre el rol de los nutricionistas


¿A qué considerás que se debe el deterioro de los hábitos alimentarios saludables en los uruguayos?

A diversas condiciones. Puede ser por cuestiones económicas, por ahí puede haber una parte que explique el deterioro, no en el sentido de tenencia económica, sino en el sentido de que las opciones más económicas muchas veces no son las más saludables. A veces achacamos al individuo que toma las decisiones erróneas, pero a ese individuo hay que ayudarlo a que tome mejores decisiones, eso es una parte. Pero después hay todo un entorno: una cuestión ambiental, en el caso de una persona que compra, que selecciona alimentos, el mercado, el entorno en el que está, cuáles son sus condiciones de vida, etc. Entonces hay mucha cosa de nuestro lado, si bien cada vez hay más información y conocimiento, referido a la alimentación y demás, igualmente siguen fallando algunas cosas como estas condiciones ambientales que juegan en contra: la publicidad, las empresas, un montón de factores. Es multifactorial, complejo.

¿Qué tan receptoras son las familias uruguayas en cuanto a las políticas públicas de alimentación saludable?

Y ahí hay de todo, creo que hay una sensibilidad en algunas familias, una preocupación, que vincula la alimentación con la salud, y después hay otros sectores que las prioridades de vida o necesidades son otras y la alimentación ocupa un lugar más en eso. Las temáticas pueden ser tan diversas como personas y no todos estamos enfocados en la problemática de la alimentación. Seguramente hay otras problemáticas de las familias uruguayas que están jugando y que hagan que no se cuestione mucho sobre la alimentación. Me parece que hay de todo, que hay muchos factores y que habría que analizar en profundidad o con algún tipo de desglose: qué familias, dónde, cómo, posibilidades, etc.

Igualmente hay una sensibilización referido a esto. No deja de ser preocupante, a pesar que pase desde hace tiempo. Tenemos que aprovechar esta movida que hay para atenderlo.

¿Cuál creés debería ser el rol de los nutricionistas en nuestro país?

Yo no me cuestiono el rol, el rol lo tenemos: el deber ser de nuestra profesión, el poder orientar. Lo que a veces veo es que ese rol queda desdibujado en lo machacones que somos y generamos rechazo muchas veces en los mensajes que damos sobre alimentación saludable. Me parece que nos falta entender mucho más cómo las personas toman las decisiones vinculadas a la alimentación. A veces no entendemos los procesos que tienen que ver con muchas cosas, no solo con lo que yo te diga a vos sino con tu entorno, tu historia, tu familia, tu gusto; la comida no solo es nutrición, también es placer, te retrotrae a los sabores de nuestra infancia, a aspectos psicológicos, y nosotros quedamos en un borde diciéndole a la gente "usted coma esto que es bueno". Ese cambio es complejo realizar y nos paramos desconociendo todo eso que hace que fracasemos o que nos frustremos nosotros también. Los cambios son muy graduales y tienen mucho que ver con el entorno, entonces no es algo fácil, es complejo.

Se debería buscar, desde la práctica profesional, una cuestión más empática con la población en general, en la práctica caemos siempre en un “deber ser”, medio mandato, cuando en realidad creo que deberíamos tener más un rol de acompañamiento, más de entendimiento con la persona o con los grupos que están buscando ese cambio. Atacar no solo lo individual, sino los aspectos que tienen que ver con el entorno como la publicidad, la ley de alimentación escolar, son todas cosas que buscan modificar el entorno. Que, por lo menos, en algunos lugares no todo quede en el individuo, sino que en algunas cosas favorezcan esos cambios.

¿Qué podrían aportar los nutricionistas para mejorar la salud de los uruguayos?

El conocimiento específico que tenemos en esa área, pero sobre todo no dejarlo caer en lo individual, sino poder realizar estas modificaciones del bien común que tienen que ver con lo legislativo, el entorno de los lugares de trabajo, lo que generan las industrias, etc. Yo creo que hay una cosa más macro que no deberíamos olvidar. Si bien tenemos una acción individual, también deberíamos tener una cuestión más social, más política en el sentido de política de un aporte no solo a las personas, a los individuos o familias sino también a cuestiones que tienen que ver con generar entornos más saludables de vida. No caer en una visión reduccionista sino poder ampliar la mirada. Qué producción tenemos que se pueda rescatar y ofrecer, pasar a ser parte de algún colectivo. No digo grandes proyectos, pero sí contribuciones más pequeñas que uno pueda ir gestionando. Creo que ahí hay un aporte interesante de la nutrición, de los colegas en eso.

¿Qué es lo que más te gusta o apasiona de esta profesión?

Yo creo que la dinámica del conocimiento que se genera en esta área, en todas las áreas donde el licenciado se desempeña: en el área clínica, en el área del deporte, en el área social, etc. Toda esa cosa cambiante que hace que permanentemente tengas que estar actualizándote, buscando y estudiando también. Yo creo que es eso, lo amplio y lo diverso que puede llegar a ser si uno quiere, ese es nuestro campo de acción. Uno piensa: esto era harina, pero antes fue trigo; y uno lo piensa en toda la cadena, y tiene algo de magia y de transformación. Cómo todo este proceso tiene algo que ver con lo que yo sé y resulta re interesante, creo que mi apasionamiento va por ahí. 


Ser socio de AUDYN tiene muchos beneficios:



Asesoramiento

Los socios de AUDYN cuentan con asesoramiento contable y jurídico gratuito.


Convenios

Por ser socio de AUDYN accedés a descuentos en variados rubros.


Educación

Ser socio de AUDYN te permite tener descuentos y obtener becas en maestrías, congresos y cursos.